domingo, 19 de marzo de 2017

Discos del 2017

Este año tengo cinco discos entre ceja y ceja: los de Rayden (“Pólvora Mojada” me parece una de las canciones del año), Jorge Drexler, Los Planetas, Mayte Martín (Tempo Rubato, con campaña de crowdfunding a punto de ponerse en marcha) y Silvia Pérez Cruz (entre sus cuatro o cinco cuerdas, plasmando en disco lo que empezó como cita anual en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional). 

Y hay otro que espero con especial ilusión: el de Rocío Márquez. Desde hace muchos meses tengo que escuchar su voz todos los días; no es una obligación, es una necesidad casi fisiológica, aunque sólo sea una canción, un estribillo, un algo. Sé por la web del Teatro Victoria Eugenia que el título del disco será “Este Firmamento” (o por lo menos su concierto allí se anuncia así por lo que dos y dos suelen ser cuatro...), sé que va a ser tirando a experimental: con saxofón, piano, percusión y la voz de Rocío. Y sé que me va a gustar porque me gusta todo lo que hace, porque todo lo hace con exquisito gusto, con respeto y riesgo, por su capacidad de transmitir y emocionarme cante lo que cante. El viernes pasado en el Auditorio Nacional le pegó tal repaso a todos los palos que parecía estar abriendo cada uno de los tomos de una enciclopedia flamenca y tuve la sensación al terminar de que había dado un puñetazo encima de la mesa, como queriendo advertir, levantando el dedo índice de su mano izquierda -como lo hace al cantar- que a nadie se le ocurriera poner en duda su flamencura, que ese es el punto de partida de su arte y la base para todo lo que hace y va a hacer en el futuro que seguro será mucho y muy variado (probablemente no fue esa su intención al elegir el repertorio del recital pero a mí me lo pareció). Pues falta mes y medio todavía para su lanzamiento pero lo bueno se hace esperar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada